“La Bella y la Bestia”-reseña

Fábula ancestral readaptada.

Un clásico de clásicos. Sin duda alguna, La Bella y la Bestia de 1991 es uno de los pilares de Disney. Consolidada como la primera película animada en ser nominada al Oscar, esta historia ha marcado los corazones de una joven generación.

Ahora, después de más de dos décadas de su versión anterior, Disney estrena en los cines una versión adaptada al live-action de su épica “fábula ancestral”. ¿Se logra recuperar la magia?

En parte, sí. El material está ahí: un elenco estrella, efectos visuales espectaculares, hermosa iluminación, un gran uso de color y la iluminación e incluso algunos detalles en la trama que le agregan matices. Sin embargo, dos factores importantes rompen el hechizo de dulzura, destacado en su versión anterior.

Primero es la excesiva cantidad de música. La versión original tiene alrededor de 6 canciones cantadas, con descansos de vez en cuando de todo el glamour. Aquí, el uso de la música es bastante empalagoso. Se siente raro un momento donde no vaya a cortar una canción en por lo menos 2 minutos. Hasta los grandes musicales necesitan darle un respiro a su audiencia. Además, sólo una de las nuevas canciones compuestas para esta película realmente tiene aportación dramática. Las demás parecen de relleno, aunque sean buenas.

Bella-y-la-Bestia-2017-770x513.jpg
Emma Watson y Dan Stevens protagonizan la adaptación live action de “La Bella y la Bestia”.

El otro problema de esta adaptación radica en su ejecución. Vaya paradoja. Es larga, pero rápida. Se enfoca tanto en darle homenajes o guiños a la original que se olvida de darle a sus personajes espacio para conectar. El único momento donde en realidad se desenvuelve esto dura muy poco como para sentirse identificado con la situación sentimental de los protagonistas. Además, la participación de los personajes secundarios no se siente tan genuina o dinámica como en la versión pasada. En lugar de pasar más tiempo con ellos, la nueva versión se dedica más al recurso de la nostalgia o la sobre-musicalización de las escenas.

La Bella y la Bestia de 2017 se ocupa demasiado de sus viejos fanáticos, pero se olvida de las nuevas audiencias. Sí: si amaste la anterior, amarás esta. Si no, entonces te agradará, pero no saldrás con alegría del cine, sino con ganas de descansar y olvidarte de tanta azúcar.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s