Manchester junto al mar–reseña

Una desgarradora historia de vida.

Un hombre completamente deprimido se entera de la muerte de su hermano. Él debe regresar a su pueblo natal, Manchester, a cuidar de su sobrino.

Así, al parecer, es la trama de Manchester junto al mar, escrita y dirigida por Kenneth Lonnergan. El aura de misterio se siente desde el principio: no todo es como parece. La tensión es manejada de manera sublime por el director. Cuando se revela el gran giro, el largometraje obtiene una fuerza narrativa mucho mayor, explorando la desgarradores acontecimientos del protagonista.

El filme explora los sentimientos de culpa, dolor, así como el tema de la muerte, de una manera sumamente lúgubre a través de sus personajes. En ocasiones, el humor sombrío o las peripecias del joven sobrino parecerían hacerte olvidar lo demás, pero el guión sigue dándole constantes golpes a su audiencia para recordarles la tragedia. Eso no es algo malo, al contrario: ayuda a explorar temas incómodos mientras desarrolla el viaje de sus personajes.

Otra cosa digna de destacar es la actuación de Cassey Afleck y de Michele Williams, quienes le otorgan mucha fluidez a sus roles. Cassey, particularmente, emplea su rol con la pesadumbre del personaje, haciendo sentir a la audiencia el dolor que padece.


Manchester junto al mar tiene una dura lección tras de sí: hay cosas imposibles de superar. Como una triste sinfonía, el largometraje te carcome tus entrañas de una manera inexplicable. Puedes amarla u odiarla, pero esta película sin duda te afectará

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s