“The Americans”, temporada 4–reseña.

El drama se vuelve más intenso, más deprimente en esta cuarta temporada.

A través de tres temporadas, The Americans ha demostrado su poder como producto televisivo. No sólo es un excitante thriller de espionaje, sino también un drama profundo, donde se tocan temas de identidad, matrimonio, familia, entre otros.

En esta ocasión, el drama consentido de los críticos ofrece grandes momentos de acción, suspenso, sin embargo, se destaca un sentido de melancolía. Los personajes sufren con aceptar sus consecuencias, al darse de cuenta de sus demonios o de su realidad, ya sea en su entorno o de sí mismos. Ese pretexto de tema filosófico sirve para darle una substancia extraordinaria a los personajes, además de impresionantes giros de tuerca, momentos increíbles.


Quizá el guión nunca había sido tan satisfactorio. Cosas estancadas de hace tiempo comienzan a explotar de manera asombrosa, dándole continuidad o cierre a varias historias dentro de la serie de televisión. Las actuaciones, como de costumbre, son de calidad, sobre todo la de Keri Russell y Matthew Rhys como los protagonistas del relato.

The Americans sólo se vuelve mejor con el paso de los capítulos. Una adictiva, desgarradora temporada.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s