“House of Cards”, temporada 4–reseña.

La familia Underwood acecha de nuevo.

Primero, se ve a los Underwood, la familia protagonista de House of Cards, ascender al poder. Ahora, los Underwood comienzan a sufrir percances en su manutención de control.

Esa es, básicamente, la trama de la cuarta temporada de la exitosa serie de Netflix, donde se sigue la vida de un político capaz de cualquier cosa para tener el control de la Casa Blanca. En esta ocasión, la trama recupera su intensidad. Mas, en resumidas cuentas, la serie sigue sin presentar el momentum necesario para mantener al televidente inmerso en las intrigas políticas, electorales del asunto.

Las actuaciones, como siempre, son espectaculares. Aunque, como suele suceder en la serie, las cosas se vuelven un poco tediosas a la mitad de la temporada. Los primeros capítulos son extraordinarios, al igual que los últimos cuatro. Sin embargo, pese a algunos momentos gloriosos, la mitad de temporada se siente un poco de relleno en algunas situaciones, como si los creadores forzosamente debieran realizar 13 capítulos en la historia, en lugar de dejarlos desenvolverse como se es debido.

hoc_key_013_h.jpg
Los Underwood acechan de nuevo las pantallas de Netflix.
Más fuerte a la tercera entrega, sin llegar a los estándares climáticos de la segunda, la cuarta temporada de House of Cards logra, después de todo, cautivar al espectador con las intrigas maquiavélicas de los Underwood. A pesar de los momentos de relleno, la serie se mantiene como una propuesta sólida del imperio de Netflix.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s