“Kill Bill”–reseña.

Una loca película de acción con personajes complejos.

Mucha violencia, demasiada sangre y grotescas secuencias. Estos son los elementos básicos del filme de dos partes del legendario Quentin Tarantino; más bien, de toda su colección de películas.

Sin embargo, otra característica de la filmografía  del director son sus intrigantes historias, emblemáticos personajes, giros sorpresivos e intensas técnicas para contar relatos

Kill Bill no es la excepción. Transportándonos a la historia de “La Novia”, una asesina con sed de venganza, el filme explora las motivaciones de este dilema ético y sus alcances.

Las locaciones, personajes y mundo donde se desarrolla la trama son ambiciosos, espectaculares, oscuros e incluso melodramáticos. Cada personaje en pantalla tiene textura, además de su momento de oro; son emblemáticos.

La protagonista es asombrosa. Uma Thurman le da la complejidad necesaria a la asesina, siendo una pieza invaluable de la colección de seres imaginados por Tarantino.

Las técnicas narrativas son sensacionales. Las espectaculares batallas, la forma de novela para contar los hechos y las escenas en blanco y negro meten perfectamente al espectador dentro del vigoroso relato. Quizá el giro final no cuadra del todo, pero sirve para darle más profundidad al camino recorrido.

Kill Bill, a pesar de su larga duración, no se siente tediosa. Al contrario: visionaria, sumamente violenta, imaginativa, brutal; este largometraje es uno de los más diversos existentes, además de uno de los mejores del cineasta Quentin Tarantino (y eso ya es decir mucho).

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s