Revisitando Los Clásicos: Los Mejores Momentos de “Los Soprano”, Temporada 5.

La serie se mantiene alta.

Esta temporada de Los Soprano tal vez no fue tan intensa, pero logró tener una gran mezcla de desarrollo de personajes y momentos de adrenalina. Es difícil remarcar un momento o dos en particular de una serie con tanta textura como esta. Por eso hicimos la tarea de enumerar los momentos de esta temporada.

Un oso entra.

Anthony vive uno de los más terroríficos viajes a sacar la basura de su vida.

En medio de la alberca de su casa, Anthony se encuentra cara a cara con un oso. Carmela hace hasta lo imposible por arreglárselas sola, pero Tony decide ayudar para mantener segura a su familia.

  
Tony se interesa por Melfi.

Tony desde hace tiempo estaba enamorado de su terapeuta. Ahora, dejando de ser su paciente, él intenta seducirla.

Ella lo rechaza con tacto, hasta que él la provoca a soltar sus peros. La escena acaba de manera cruel para ella, pues le dice una “perra”.

  
Adiós a Carmine.

Uno de los líderes mafiosos más importantes de Nueva York sufre un fatal paro.

Con su muerte, salen varios conflictos entre la familia Lupertazzi, sobre todo para nombrar al heredero de la familia.

  
Bienvenido, Tony B.

El primo de Tony sale de la cárcel. Le dan una bienvenida. Tony platica con Tony B. sobre si va a regresar al negocio.

Se lleva una sorpresa: él quiere dedicarse a ser un masajista profesional, dejando su vida de criminal atrás. 

  
Adriana se siente culpable.

Siendo testigo oculto del FBI, Adriana está bajo mucha presión. No le puede decir a ninguna de sus amigas, pues todas (al ser parejas o asociadas con la mafia) le darían la espalda.

Ella quiere decírselo a sus amigas, más no puede con la culpa y acaba regresando borracha a su casa.

  
Junior se siente perdido.

Junior se lleva su coche, en busca de su hermano Johny. Sólo hay un problema: su hermano está muerto.

Bobby es el más preocupado por el viejo, sobre todo por el rencor reciente de Tony hacia él.

Más tarde lo encuentra la policía. Ellos revelan una oscura verdad: Junior padece Alzheimer.

  
Lorraine sufre decepciones.

La líder mafiosa recibe un merecido cruel. Luego de tener problemas con Johny, la mujer es asesinada en su propia casa.

Las cosas no se facilitan para los demás, quienes ven este acto como una directa declaración de guerra. A pesar de ello, nadie actúa aún.

  
Anthony se va de fiesta.

La etapa de adolescencia es dura, sobre todo si tu padre es un rudo mafioso y tu madre los separó.

Anthony ha demostrado su disgusto al sacar pésimas notas y tener un comportamiento irreverente. 

Carmela cometió el error de dejarlo ir a Nueva York. Ahí estuvo de fiesta con sus amigos, tomando sustancias extrañas. Incluso su locura le costó sus cejas.

  
Feech se va.

Le ponen una trampa al recién llegado.

Feech, quien se muestra insolente con la jefatura de Tony, es eliminado del camino. Christopher y su compañero le ofrecen guardar mercancía. Esta es descubierta por su oficial de libertad condicional, quien lo regresa directo al “bote”.

  
Tony y Adriana se van en coche.

Melfi recibe una de las más extrañas afirmaciones de parte de Tony: se siente atraído hacia Adriana. Ella también piensa en él un poco.

Ninguno de los dos actúa en sus impulsos, sin embargo Ton quiere ser su amigo. Por eso, cuando su coche se descompone, él le da un aventón a casa.

Las cosas no salen bien. Tuvieron un accidente. Ambos salen ilesos, pero un oscuro rumor sobre un amorío circula hasta los oídos de Christopher.

Él se vuelve loco. Corre a Adriana, recae en la adicción y amenaza a Tony. Él sólo ve dos opciones: o lo mata o le cree.

Afortunadamente Christopher se calma. Las cosas se tranquilizan.

  
Tony B. cambia de parecer.

Tony B. tiene un poco de estrés.

Su jefe le dio la oportunidad de empezar su negocio de masajes. Pasó el examen de masajista. Incluso encontró 12 mil dólares en la calle.

Pero no pudo con el estrés. El dinero lo gastó todo. Su mujer se cansó de sus quejas. Y al jefe lo acabó golpeando.

Entonces se convenció: quiere regresar a la vida criminal.

  
 Carmela hace algo indebido.

La separación causa infidelidad. Eso Carmela ya lo sabía.

Aunque ya está harta: decide seguir sus deseos. Lo malo es que no escogió bien a su amante: un inseguro profesor de Anthony. Ella sale con él, pero él se siente usado para mejorar las notas de su hijo.

Ella no puede dejar atrás a Tony: sus relaciones siempre lo temerán.

  
Tony conoce a la amante de su padre

Es el funeral de una tía de Tony. Él, aprovechando la visita, va a la tumba de su padre. Ahí ve a una mujer llamada Fran: era la amante de su padre.

Tony se esfuerza por conocerla más, a la mujer que amó su padre. Esta es coqueta, inteligente y llena de historias. A ella la dejaron con poco tras la muerte de Johny, sin embargo Tony quiere cambiar eso.

Él le acaba dando su parte a ella y recibir un poco de la suya.

  
Una velada para recordar.

Carmela y Tony, después de la fiesta de cumpleaños de Hugh (el padre de Carmela) tienen un amorío en la alberca.

Ella se abstiene al principio, más no tarda en ceder ante los encantos del mafioso.

¿Apunta esto a una posible reconciliación? 

  
Carmela marca su territorio.

La respuesta a la pregunta del capítulo anterior es un rotundo no. 

A pesar de haber pasado una noche agradable con su marido, Carmela se da cuenta que la separación fue un alivio. Ella entonces contacta a abogados, para ayudarle con el divorcio.

Carmela y Tony se ven en un restaurante. Ella le cuenta su decisión y él se pone como loco. 

Carmela tiene hasta ahora la batalla perdida, pues los abogados ahora no quieren ayudarle al saber contra quién estarían peleando.

  
Tony B. es perdonado.

Un asesinato a paga ocurrió hace unos días, en contra de uno de los amigos más queridos de Johny. ¿El responsable? Tony B.

Tony se entera, a través de sospechas. Confronta a Tony B., pero este no le confiesa nada. Y aunque Tony sabe la verdad, él decide perdonarlo por amor y lástima (más adelante hablamos de eso), dándole un negocio de un casino.

Johny sabe quién mató a su amigo, entonces una grave tensión comienza a surgir entre la familia de Nueva York (de lado de Johny) y la de Nueva Jersey (los Sopranos).

  
La verdad sale a la luz.

En una cita con la terapeuta, Tony saca trapos sucios.

Él trata muy bien a su primo porque se siente culpable debo haber estado cuando el secuestro del camión. Y no fue porque lo asaltaron unos negros, sino por un ataque de pánico después de visitar a su madre.

Más Tony le confiesa a su primo, relevándose de esa carga.

  
Una boda en puerta.

Finn va a trabajar a un negocio de Tony. Al ir, descubre las tendencias homosexuales de uno de sus compañeros y decide faltar.

Meadow y él se ponen a discutir sobre eso. Sin embargo, la cosa acaba lo mejor posible: se van a casar.

  
Janice maneja sus problemas.

Un altercado en un partido de fútbol es el detonador para la relación de Janice y Bobby.

Ella tiene de dos: o toma clases de control de ira, o se despide de su relación. Ella entonces decide ir y arreglar su situación.

Al ir, se ve una Janice más amigable. Tony, al tener el mismo problema, sólo lo ve como un desastre.

  
Tony le falla a su entrenador.

Un gran episodio surrealista de los Soprano.

Tony tiene un sueño donde todos sus muertos cercanos aparecen. Salen los grandes cadáveres de todas las temporadas (a excepción de su madre). Ahí ve a su terapeuta como Gloria e imagina de nuevo al coche de su padre Johny, yendo hacia un lugar desconocido a cumplir “una misión”: matar a su entrenador.

Con él tiene un duelo de palabras muy interesante.

También se presenta un asesinato, el cual fue como una especie de premonición. Cuando Tony despierta Christopher le cuenta una terrible verdad: su primo Tony B cometió un asesinato a uno de sus asociados. 

Se aclara el panorama: la verdad misión de Tony es matar a su querido primo para evitar una guerra.

¿Qué ocurrirá? 

  
Adriana sufre una crisis.

Un homicidio en el Crazy Horse lleva a Adriana a una catarsis. La policía tiene las suficientes pistas para incriminarla por complicidad, y meterla a la cárcel. Sólo hay una salida: usar un micrófono y convencer a Christopher de irse a otro lado.

Adriana entonces le cuenta todo a “Chrissy”. Él se pone loco, pero se calma. Se va.

Tony le habla a Adriana para decirle que Christopher trató de suicidarse. Silvio lo lleva con él. Aunque al ver el bosque ella duda…y entonces Sil saca la pistola y se deshace de ella.

Un triste final para unos de los mejores personajes de toda la serie. Incomprendida, sola, triste.

Christopher, claro, está deshecho, a pesar de saber su deber.

  
Tony B. se despide.

Después de hacer aquel asesinato, Tony B. está en la fuga. Tony lo busca, pues su vida o muerte podría causar un conflicto intenso entre las familias de Nueva York y Nueva Jersey.

Tony lo encuentra, y aunque al principio se quiere dejar llevar por sus sentimientos, un consejo de Silvio y otro de Melfi le ayudan a hacer lo correcto.

Con mucho dolor, Tony mata a su primo para evitar una guerra y para no hacerlo sufrir.

  
 Johny y Tony declaran las paces, antes de…

Un altercado ocurre en casa de Johny Sack. Con Tony B. muerto, él y Tony pudieron haber llegado a un acuerdo para volver a hacer negocios. 

Durante toda la temporada hubo ataques y contraataques. Con una estrechada de manos, se dieron La paz. Todo parecía perfecto.

Hasta llegar la policía a arrestar a Johny, claro está. 

Esto podría significar un conflicto tenso para la siguiente temporada, además de la posibilidad de un testigo muy importante para la caída de Tony Soprano hacia las autoridades.

  

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s