Revisitando Los Clásicos: Los Mejores Momentos de “Psicosis”.

Un thriller como ningún otro.

Psicosis sigue siendo un excelente thriller psicológico después de tantos años. No sólo muestra personajes complejos, sino está lleno de emoción, suspenso y adrenalina. 

He aquí los mejores momentos.

Vienen SPOILERS. Lean bajo su propio riesgo.

El robo.

Una mujer se ve en una oficina. Tiene un amante. A ella le dan un fajo de billetes para dejarlo en el banco.

Aprovecha la oportunidad “como caída del cielo”. Se va de la ciudad.

  
El encuentro con el policía.

En su escape de Phoenix, la mujer se encuentra con un policía porque se duerme estacionada en su coche. Al verse sospechosa de algún crimen, el oficial comienza a seguirla para buscar pistas.

Ella lo desvía cambiando de coche, pero no funciona. Sólo cuando la lluvia se presenta es cuando lo logra.

  
La llegada.

Ella va a alta velocidad para huir del oficial. La lluvia cada vez se pone más intensa, borrando la vista. La neblina y la lluvia se aclaran, con un letrero de un misterioso motel.

  
La cena.

Al llegar al desolado motel, se encuentra con Norman Bates, un excéntrico señor que vive con su madre. Ella acepta una invitación a cenar con él.

Las cosas se ponen más oscuras, cuando ella le pregunta por qué sigue estando con su madre. “El mejor amigo de un niño es su madre”. Empiezan a dar escalofríos.

  
El baño.

Una de las escenas más icónicas, y aterradoras, de todos los tiempos.

La mujer se está bañando, cuando, de repente, llega una persona a la mata a cuchillazos mientras se está bañando.

Sigue siendo recordada por muchos, a pesar de llevar tanto tiempo existiendo.

  
La limpieza.

Después de aquél terrible asesinato cometido por su madre, Norman se encarga de limpiar todo. 

Él trapea la regadera, para no dejar rastros de sangre, y quita todo rastro de ella. Hunde el coche junto con sus cosas al pantano.

  
La visita a la casa.

Por el dinero desaparecido, un investigador privado va a visitar el motel. Al ver pistas sospechosas, él regresa para conocer a la madre. Ella lo asesina.

Otro asesinato sin rastro.

  
El plan.

El amante y la hermana se preocupan de la desaparición del detective y de la protagonista. Por eso deciden ir al motel y encontrarlos.

Fingen ser una pareja. Uno entrevista a Norman, mientras el otro va a visitar a la madre. Cuando uno va a ver a la madre descubre…un cadáver. Norman, disfrazado de su mamá trata de matar a la mujer, pero es detenida por Sam, el amante.

  
La revelación.

El policía les explica todo: Norman tiene un síndrome de doble personalidad, donde a veces es él y a veces es la madre. Por eso matan a la mujer: a Norman le atrayó, y la madre, por celos, la mató; el hijo limpia entonces el desastre.

Norman está muy dañado porque él mató a su madre y a su amante por celos enfermizos.

El final.

La parte de la madre se apoderó por completo del cuerpo de Norman. Ella/Él sólo sonríe en la cárcel, esperando su tiempo de salida para cometer más fechorías.

  

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s