Whiplash–reseña.

Cómo la presión puede llevar al límite.

Ser grande es el sueño de cualquier persona, aunque no todos pueden con la presión que eso conlleva. Hay algunos incapaces de dejar su vida a un lado: su familia, sus pasatiempos, sus amigos. Ser “alguien” requiere de sacrificio, entrega y pasión. Sin embargo, ¿hay una línea la cual no deberías cruzar?

Eso nos demuestra la extraordinaria Whiplash, un filme sobre un baterista llevado hasta el borde de sus habilidades por un maníaco profesor (J.K. Simmons, mereciéndose completamente el Óscar).

La historia es magnífica, sin embargo un poco lenta al final. Con un fuerte guión, el filme nos lleva dentro de la psique del protagonista.

Las tomas son hermosas. La fotografía cumple su trabajo de meternos en la presión y la ansiedad del joven. Eso, claro, no sería nada sin la hechizante música, la cual atrapa al instante.

El protagonista hace una mediocre interpretación. Tal vez esa sea la única falla. De todos modos, su papel no exigía mucho. Quien se roba cada escena es, por supuesto, el exigente maestro. Él es la carta maestra del largometraje.


Whiplash es brutal. El filme nos muestra cuando darlo todo puede dañarnos de una manera fatal. Una fuerte contendiente al Óscar, sin duda.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s