“The Sopranos”, temporada 1–reseña.

Gángsteres con ansiedad, frustraciones, sueños y familia.

¿Te imaginas a Vito Corleone en la silla del psiquiatra? ¿Tomando antidepresivos? ¿Teniendo colapsos de ansiedad? Es extraño, sí, pero sumamente interesante.

Los Soprano nos mete en la complicada vida de Tony Soprano, un capo de una de las importantes mafias de Nueva Jersey. A través de sus citas con el psicólogo podemos ver sus emociones, frustraciones, motivaciones, miedos…mostrando a un “temerario” mafioso como un hombre de familia depresivo, cariñoso con sus hijos, respetable.

 

James Galdolfini en “Los Soprano”.
 
También se muestran las vidas de sus familiares, enemigos y compañeros (cada uno con sus debilidades particulares). Como Christopher, quien quiere convertirse en algo más que un ayudante más de Tony. 

Esta serie es increíble no sólo por los complots, la adrenalina implicada en los negocios de los mafiosos. También nos invita a conocer a los protagonistas: a quererlos, a odiarlos, a defenderlos, a atacarlos, a desear sus muertes o rogar por sus vidas.

Aparte de esto, Los Soprano tiene un excelente guión, además de una cinematografía gloriosa. Las excelentes tomas nos adentran más en los complejos enredos de los personajes.

 Los Soprano es una rara joya de la televisión. Se muestra la diversidad de los mafiosos, de su negocio, aparte de los problemas en sus familias o dentro de ellos mismos. Al enseñarnos a los capos como seres humanos se les da más empatía, mientras a nosotros nos aporta más amor a esta extraordinaria serie.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s