50 sombras de Grey–reseña.

Otra comedia romántica. Otra película taquillera. Otro negocio millonario. ¿Buena o mala? ¿Con ganas de más o con ganas de salir del cine?

dakotajohnson6
Dakota Johnson como Anastasia Steel en “50 sombras de Grey”.

He aquí varias razones por las cuales un éxito taquillero puede ser malo y aún así tener la osadía de querer convertirla en una trilogía.

Para empezar, Dakota Johnson y Jamie Dornan, los protagonistas de “Cincuenta Sombras de Grey”, son muy distintos.

Uno hace una buena actuación (tampoco extraordinaria, pero muy convincente) y el otro es como una piedra (no expresa emoción en ninguna escena, siempre mantiene la misma expresión). Uno llega a ser sorprendentemente sexy y el otro sólo logra ser chocante y aburrido, a pesar de sus logros románticos.

Este, yo diría, es el caso contrario en la saga “Crepúsculo”; pues, en esta ocasión, la dama es la buena actriz y el caballero sólo sirve de muñeco de aparador (a menos de que estuviera haciendo el papel de “hombre biónico”, el giro inesperado de la saga; en ese caso, ¡excelente trabajo, Jamie!).

Pero esta no es la única similitud de la saga de E.L. James (la escritora de los exitosos libros eróticos, llamados en la comunidad americana como “porn for moms”) a la de Stephenie Meyer (creadora de la igualmente exitosa saga literaria “Crepúsculo”).

La historia es básicamente la misma: un hombre bueno con un lado oscuro (Edward Cullen es vampiro, Cristian Grey es adicto al sadomasoquismo) y una niña buena y torpe con curiosidad de explorar esos lados tenebrosos (Anastasia Steele está a punto de firmar un contrato para ser la “sumisa”-en otras palabras “esclava sexual a quien sacan a pasear y le compran regalos”-y quiere hacerlo, pero por alguna razón se niega; Bella Swan quiere realmente ser un vampiro y vivir con Edward, pero por prejuicios internos ella misma se lo impide).

No he leído los otros libros de James, pero es lógico el final: el hombre acabará ablandándose emocionalmente y la mujer terminará cediendo al sexo violento.

La típica historia de amor con un giro distinto, pero con el mismo fin.

Por tanto, esta historia no aporta nada nuevo: también el bueno es educado, caballero, multimillonario y es guapo (esta última nunca puede faltar si quieren llenar el cine de mujeres, el principal blanco de este tipo de filmes). Y para aquellos curiosos cuyo deseo es ver qué sucede no quedarán satisfechos (según la página de internet de “Cine Premiere” y comentarios externos, el libro es mucho más fuerte que el filme).

Por último les aconsejo esto: si quieren ver una actriz con futuro prometedor, escuchar música muy buena y ver escenas de “soft porn” por unos minutos (saciando así su ansia por saber por qué tanto furor),véanla. Si esperan ver una película 100% pornográfica, no la vean. Si esperan ver una historia de amor diferente, no la vean. Y, finalmente, si esperan ver una película “buena”, no la vean.

jamie-dornan-dakota-johnson-fifty-shades-of-grey

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s